• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default color
  • cyan color
  • red color

IES Cerro del Viento

Arroyo de la Miel, Benalmádena

Member Area
Aprendemos sobre empresas visitándolas.

Los grupos de 1º de Bachillerato de Ciencias Sociales, como complemento didáctico para las materias de Economía y Cultura Emprendedora y Empresarial, visitamos recientemente dos grandes empresas instaladas en nuestro entorno: LiDL y Coca-Cola.
LiDL nos abrió las puertas de su plataforma logística ubicada en Málaga. Difícilmente se puede aprender en el aula todo lo que aprendimos durante las horas que estuvimos recorriendo las instalaciones, siempre acompañados por empleados que, con mucha paciencia, nos explicaron todos los entresijos de este impresionante centro de trabajo. Habilitaron una zona donde pudimos ver un vídeo con información básica sobre la empresa, su actividad y la plataforma logística visitada, todo ello mientras el centro trabajaba a pleno rendimiento. A continuación tuvieron el detalle de invitarnos a desayunar con zumos, bollos, galletas, refrescos… ¡Gracias! Y luego, divididos en varios grupos, para poder escuchar mejor a nuestros guías y, de paso, molestar menos a los trabajadores, recorrimos los diferentes almacenes, un total de doce, adaptados a la mercadería que contienen. Aprendimos sobre la gestión del aprovisionamiento y del espacio en unos almacenes tan enormes; la organización y el orden son vitales en un centro así. Asistimos al trasiego de “toritos” recogiendo o distribuyendo la mercancía de unas estanterías a otras, hasta a 10 metros de altura nada menos. Vimos los muelles donde los proveedores depositaban su mercancía, y como, de forma natural, esta circulaba por el centro, para, llegado el momento, alcanzar el muelle situado al otro lado, en el que la mercancía se hace llegar a los supermercados de la empresa. Gradualmente fue descendiendo la temperatura mientras pasábamos de un almacén a otro: productos secos, “no food”, frutas y verduras, pescado, carne… y nos sentimos verdaderos pingüinos cuando entramos en el de congelados, a una temperatura de 22 grados bajo cero; fue como entrar en el congelador. Nos asustaba un poco ver al profesor tomando notas continuamente, síntoma de que el trabajo sobre la visita iba a requerir todos nuestros sentidos… pero lo cierto es que aprendimos un montón de una forma muy amena, gracias a las personas que nos prepararon un entorno tan agradable, nos guiaron y nos lo explicaron todo durante la visita. ¡Gracias!
Después de visitar una empresa dedicada exclusivamente a la distribución, fuimos a Coca-Cola, una empresa que realiza la actividad económica de producción, y que también tenemos la suerte de que esté ubicada en Málaga. Aquí vimos primero una serie de vídeos con información sobre la empresa, su historia y sus productos. Tuvieron el detalle de darnos algunos regalitos que, cómo no, nos gustaron mucho. ¡Gracias! Luego vimos trabajando una de las líneas de producción, capaz de elaborar 80.000 botellas a la hora, nada menos. Impresionante ver el nivel de automatización de la planta y cómo se cuida hasta el último detalle: desde el lavado a conciencia del envase hasta su llenado y etiquetado, una serie de inspectores (automáticos) revisan a enorme velocidad cada botella, separando inmediatamente las que tengan el mínimo defecto. También vimos el laboratorio en el que inspeccionan primero las materias primas del producto y también una muestra de cada lote fabricado. Y acabamos la visita con otro regalo, pues nos invitaron a tomar toda la coca-cola que quisiéramos. ¡Gracias otra vez!
Dice el profe que cada año encuentra más dificultades para encontrar empresas dispuestas a recibir visitas escolares. En la responsabilidad social asumida por las empresas, como instituciones que operan en un entorno del que se benefician y al que afectan con su actividad, debería figurar siempre la atención a los escolares de diferentes niveles educativos, como hacen LiDL y Coca-Cola. Sin duda es un trastorno para estas empresas recibir a los alumnos en una jornada habitual de trabajo, les implica recursos para prevenir cualquier tipo de incidente y para atender a los visitantes, cierto, pero es un recurso educativo extraordinario, a las empresas también les viene muy bien como elemento promocional (aunque con un retorno difícil de cuantificar) y colaboran con la educación de las personas del entorno donde trabajan. El esfuerzo sin duda merece la pena.
Gracias de nuevo a LiDL y Coca-Cola por recibirnos y enseñarnos.

Reseña: Alberto Gessa, profesor de Economía.