• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default color
  • cyan color
  • red color

IES Cerro del Viento

Arroyo de la Miel, Benalmádena

Member Area
VISITAS A EMPRESAS

«ἀνερρίφθω κύβος / anerriphthô kubos»… dijo Julio César al cruzar el Rubicón, tras finalizar con éxito la guerra de las galaxias… perdón, la guerra de las galias. Lo mismo pensaron los alumnos de 1º de Bachillerato de Ciencias Sociales al montar en el autobús, de camino a dos empresas que nos estaban esperando para mostrarnos sus instalaciones: los dados están echados… ¡que empiece el juego!
La primera invasión de nuestr@s legionari@s se produjo en TROPS, cooperativa de cerca de 27.000 socios agricultores, líder en la recolección, envasado y comercialización de productos subtropicales, sobre todo aguacate y mango, que, engañados, creen crecer en el Caribe, pero lo hacen en el microclima de la Axarquía, y tan a gusto que se cultivan, como que son líderes productores en Europa, ahí es nada, los dioses han querido que esta tierra sea fértil y alumbre este tipo de frutos.
Nuestras tropas se avituallaron con zumos a los que invitaron los profes (sabores tropicales, claro) y guacamole con nachos (a los que invita TROPS). Después pudieron invadir con éxito la planta de clasificación, calibración y envasado, por la que al año pasan unos 15 millones de kilos de mango y unos 17 millones de kilos de aguacate. La planta impresionaba, pues estaba muy mecanizada; sólo en un sector se apreciaba mano de obra (en su mayoría femenina) envasando los productos. Se podía apreciar como por un extremo de la nave entraba la fruta, y ella solita pasaba después por una calibradora, que la clasificaba por tamaño y peso, a continuación, por la zona de envasado y, por último, salía, también ella solita, agrupada en lotes camino del muelle de carga, donde una gran mayoría tendrá que hacer un viaje largo, pues la mayoría se exporta. Son más de 25 países los que “se pelean” por esta fruta. «Vini, vidi, vici»…
La segunda invasión se produjo al asalto, a la fábrica embotelladora de COCA-COLA. Nuestra guía, Laura, nos ilustró sobre el proceso de elaboración de este famosísimo refresco cuya marca conoce cerca del 95% de la población mundial (entre los que no la conocen, nuestro amado cónsul, Julio César, más habituado al vino aguado, el pobre…). Pudimos ver la planta en funcionamiento, donde, de forma totalmente automatizada se estaba elaborando Fanta de limón en envase de vidrio. Alucinante como primero pasan por una máquina de lavado y desinfección, después un inspector automático permite el paso de las que sí están decentes y expulsa de la fila las que no están lo suficientemente higiénicas o tienen algún defecto, ellas solitas continúan su camino hasta la máquina que las rellena (primero con el gas y luego con el jarabe mezclado con agua y azúcar), se les pone la chapa y pasan después por otro inspector automático, el de llenado, que vuelve a retirar aquellas con algún problema (rotas, no llenas al nivel adecuado…) y, por último, a organizarlas para el traslado al muelle de carga y de ahí al centro de distribución que corresponda. ¡Máquinas listas!
Nos invitaron a refrescarnos, no decimos con qué bebida por no hacer publicidad. Nos vino bien después de aprender tantas cosas sobre las empresas, nada para ella como verlas nosotros mismos en acción.
Ahora a hacer el trabajo del trimestre… «Alea jacta est»

Reseña: Alberto Gessa, profesor de Economía.