• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default color
  • cyan color
  • red color

IES Cerro del Viento

Arroyo de la Miel, Benalmádena

Member Area
Filosofía
Vídeos de nuestros alumnos sobre Sócrates y Kant

Esta actividad ha sido realizada por alumnos de 2º de Bachillerato de Arte, para la asignatura de Hª de la Filosofía impartida por la profesora Toñi Sánchez.

¡Enhorabuena por el trabajo!

https://www.youtube.com/watch?v=3VAgjF7KfcM

https://www.youtube.com/watch?v=ZV_TslYD82I

 
LA VOZ BREVE E INOCENTE DE HAITÍ
[...] los desventuras suplican silenciosamente
que se les proporcionen palabras para expresarse - Simone Weil.

La voz breve e inocente de Haití acoge ahora en su seno el amplio espacio de la desolación. Fina y exótica, Haití, se extendía como una víctima propiciatoria: un cuerpo marcado por la intensidad cotidiana de su pertenencia a las extensas comarcas de la pobreza y la violencia, un cuerpo herido pero velado por la falsa imagen del dulce paraíso desconocido.
Después del rito y del temblor, ante el amplio espacio de la desolación, es posible que toda palabra esté condenada a resonar como un espíritu hueco condenado igualmente a la ruina. Es posible que sobre la desnudez del cuerpo herido ninguna palabra pueda soslayar el peso de su propia banalidad. Entre la ansiedad y el desconsuelo ya no se alza ninguna esperanza, no se oye ninguna voz de aliento. Solitaria se yergue la demanda inconmensurable de la catástrofe, una voz conmocionada, una voz del desastre, bronca, rota, casi sin voz porque no es expresión ni diálogo sino algo urgente y animal, amasijo de clamor, rezo y vagido.
Pero anterior a la disyuntiva entre la indiferencia cínica y la pulsión ingenua del corazón, anterior a la palabra queda la proximidad de una mirada que dice heme aquí ante la mirada perdida. Mirada ciega que perfora el vacío, nos busca el rostro y exige en nosotros la segura respuesta de una responsabilidad no elegida. Sólo la sobria frialdad cainita consiste en pensar la responsabilidad partiendo de la libertad (E. Lévinas). El bien comienza más allá de la voluntad, como la verdad comienza más allá de la inteligencia (Simone Weil).
'Dar la cara' o 'volver el rostro'.  Tal vez en los gestos más pequeños se decida nuestra propia humanidad. Lo exiguo del gesto, modalidad sucinta del ser humano, es irrevocable. Y, sin embargo, quizá ya no sean posibles los gestos más pobres que atestiguan la humanidad, quizá el gesto, la boca del hombre, se halle ya cubierta de una espesa y deslumbrante tiniebla. O simplemente resulte inevitable la perversión de lo infinito del gesto ético en manos de las procelosas estructuras de la mediación política: las aguas estancas de un humanitarismo retentivo y condescendiente, contado, medido y pesado. Y, sin embargo, de esta responsabilidad por el mal del otro hombre no podría desligarnos ningún fracaso. Sigue cargada de sentido a pesar del fracaso (E. Lévinas).

Francisco Martín
(DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA)
IES CERRO DEL VIENTO
 


JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL